Clasificación y envasado

 
 

Los huevos se recogen diariamente y por medio de un transportador, van directamente desde las naves donde están alojadas las gallinas hasta el centro de clasificación. En ninguna parte del proceso existe contacto manual, para evitar posibles contaminaciones.

Como es normal, este centro se compone de cuatro partes: un almacén para envases, máquina automática para selección y clasificación por peso (apartando los huevos sucios, fisurados o con alguna anomalia), el envasado en diferentes presentaciones y el almacén de producto terminado y dispuesto para su distribución. Se tiene muy en cuenta un manejo cuidadoso y correctas temperaturas en cada departamento.